• Más de 2000 personajes

    ¿No ha sentido nunca curiosidad de dónde venía su apellido y quiénes eran sus antepasados? Esta es su oportunidad para navegar por los más de 2000 personajes que cubren nuestro árbol genealógico. Read More
  • Lugares con huella

    Disfrute ahora de los paisajes y lugares que sus antepasados disfrutaron. Sepa cómo era los lugares de la época Read More
  • Correo Personalizado

    En pleno siglo XXI, lo que gusta es tener un correo electrónico personalizado. ¿Te imaginas tener un email como 'Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.'? Aprovecha ahora, nunca fue tan fácil... Read More
  • 1
  • 2
  • 3

Moià

De los cuatro siglos de presencia de varias generaciones de familias BATLLES en la villa de Moià podemos hacernos alguna idea de quienes fueron estas gentes, qué profesiones ejercieron, qué papel social desempeñaron en Moià en las diferentes épocas e incluso podríamos extraer estadísticas tales como natalidad por matrimonio, edad media de vida, nacimientos de varones y hembras, mortalidad infantil, etc. de las familias Batlles y que serían extrapolables al resto de la población de Moià en cada una de las épocas estudiadas. Pero en éste libro de Los Batlles en el tiempo me voy a ceñir únicamente a los aspectos familiares y anecdóticos de nuestros antecesores.

 

  • Poseyeron un nivel económico elevado.
  • Tuvieron un estado social influyente.
  • Mantuvieron una estrecha vinculación con la Iglesia y en especial con la Parroquia de Santa María.

Estas tres circunstancias sociales se entrelazaban unas con otras, de forma que todas se potenciaban independientemente y es lo que pudo hacer, casi con toda seguridad, que durante cuatro siglos las diferentes generaciones de familias Batlles habidas en Moià fuesen personas influyentes en la vida cotidiana y en la toma de decisiones de la villa. También podría ser que algunas de éstas decisiones todavía afecten al quehacer cotidiano de los actuales moyaneses.

Nivel económico elevado

Deducido por la cantidad de documentos en los que aparecen referencias de compra-venta de tierras y géneros como lana, donaciones económicas y materiales que hacen a la Iglesia y la Causa Pía (finalidad religiosa para oficiar misas o actos litúrgicos) y propiedades que poseían, como por ejemplo las que encontramos en el catastro de Moià del año 1769 1 en el cual relaciona los siguientes bienes de María Teresa Coll viuda de Carlos Batlles Dalmau; nº 473 : casa de tercera calidad llamada Granolla; nº 34 : casa de segunda calidad en la calle del horno; nº 995 : trozo de tierra de 17 cuarteras; nº 997 : Mas Granolla ( se describe la finca ); nº 998 y 999 : trozos de tierra junto al Mas Granolla. Es muy significativo de su posición económica elevada el que en el catastro 2 de 1839 "la casa de cuatro cuerpos de Sebastián Batlles Coll, en la calle del Carreró nº 4", está tasada en 21.333 reales, teniendo en cuenta que en dicha céntrica calle del pueblo la siguiente casa en valor era la de Jaime Comellas en el nº 9 y que estaba tasada en 8.533 reales.

También debemos hacemos una idea de su capacidad económica por las profesiones que ejercían en esas épocas, ya que estudiar sólo podían hacerlo los hijos de familias de un cierto nivel social y económico. Cuando la población de Moià era de unos 600 habitantes a finales de 1500 hubo cuatro hermanos: Pedro Batlles 3 , heredero y del cual descendemos, fue médico; Miguel 4 fue Alcalde de Moià en 1589 y 1601. Jaime 5 era sacerdote, y Pablo 6 ejercía de farmacéutico.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX nacen en Moià tres hermanos, Mariano, Manuel y José Batlles Torres-Amat, que posteriormente ejercerían la profesión médica, y precisamente Mariano 7, mi tatarabuelo, se doctoró en Edimburgo (Escocia) en 1827, fue catedrático en la Facultad de Medicina de Valencia en 1837 y más tarde rector de la Universidad (1840 a 1843 y en 1855). Representó a Valencia en las Cortes Constituyentes (1854 – 1856). A primeros del siglo XIX nace en Moià Bruno Solá Batlles 8,que, una vez licenciado en Farmacia, estudia también medicina en la promoción 1838/1844. Profesión ésta última bastante repetida en las familias Batlles de Moià y de Valencia.

Igualmente nos hace pensar que mantuvieron un buen nivel económico el que siempre ejercieran profesiones liberales. Además de médicos y sacerdotes también hubieron, mayoritariamente, comerciantes y mercaderes que poseyeron tiendas y que hacían transacciones económicas y de mercancías.

Del mismo modo podemos hacernos una idea de sus posesiones al leer los testamentos hallados que en número de 37 existen en el Archivo Histórico Comarcal de Moià 1 , cuatro de los cuales son inventarios de los bienes del testador y nueve son borradores y otro testamento que se encuentra en el Archivo de la Corona de Aragón 2 en Barcelona. En todos ellos se observa el reparto de las propiedades, muebles, joyas, dinero (en lliures barcelonesas), donaciones a la Iglesia para la celebración de misas en los aniversarios de su fallecimiento para la salvación de sus almas, y pertenencias en general.

El libro "L`hospital d`un poble" ( El hospital de un pueblo) editado en 1973 refleja la historia del hospital de Moià desde su fundación a principios de 1400. En dicho libro, en la página 55 se comenta que no se pueden nombrar los innumerables benefactores que ha tenido el hospital y pone como ejemplo que representa a todos, la donación de una finca urbana en Manresa hecha por Manuel Batlles Coma (1843 – 1902),el último Batlles moyanés. Esta donación nos hace asegurar que, hasta su desaparición en Moià, los Batlles mantuvieron un importante nivel económico.

Nivel social

El nivel social de la familia Batlles fue sin duda bastante influyente, debido, en buena parte, a su poder económico, y ello nos viene reflejado en que en las familias Batlles hubo tres alcaldes en la villa de Moia: Miguel Balles en 1589, Pedro Pablo Balles en 1621 y Sebastián Batlles en 1813, y Miguel repitió doce años mas tarde (1601). En el año 1675, Francisco Batlles Pradell pertenecía al Consejo Ordinario de la villa y término de Santa María de Moià, y en 1723 era Concejal de Moià y su término Francisco Batlles Corominas.

El grado de influencia social también nos viene indicado porque en 1497 y todavía en 1670 una de las puertas de acceso a la ciudad amurallada se llamaba "Portal d'en Batlles", que era la que colindaba con "Can Batlles", actualmente existente. En 1769 el torrente que pasaba por la casa de la Torreta le decían "Torrent d’en Batlles" y la calle en donde está ubicada Can Batlles se llamaba en 1672 calle de "Mosén Batlles". Hay que tener en cuenta que en algunas zonas de Cataluña llaman "Can" a las casas con un cierto prestigio y "Cal" a las de un nivel inferior, y siempre que en los documentos encontrados se hace referencia a la casa de los Batlles la califican como "Can".

Otros datos que corroboran su elevado estado social son, por ejemplo, que en 1598 el Consejo Municipal elige a Miguel Balles como administrador del Hospital de Moià. En 1670 Jaime Batlles era "conseller" de la villa y término de Moià. En 1683 nombran una junta de personas prestigiosas, en la cual se encuentra Francisco Batlles, para dictaminar y llevar a cabo la obra de la iglesia parroquial.

La revista Modilianum, en su número de enero de 1960, el la página 18 describe entre otras a la familia Batlles como nobleza de Moià y a Can Batlles como una casa que todavía se conserva y que perteneció a una de las familias más importantes de la villa. En la misma publicación, en el artículo "hijos ilustres de Moià" aparecen como tal los hermanos Mariano y José Batlles Torres-Amat.

 

Vinculación con la Iglesia

Durante todo el tiempo del que tenemos constancia de la presencia de familias Batlles en Moià aparecen infinidad de documentos con datos muy concretos sobre la vinculación de nuestros antepasados con la Iglesia y más especialmente con la parroquia de Santa María de Moià. Muchos sacerdotes moyaneses, que ostentaron diversos cargos, aparecen en los documentos que hemos localizado y que van desde mediados del siglo XVI, o sea más de un siglo antes de la construcción de la actual iglesia parroquial (1674), hasta mediados del siglo XIX.

Entre aquellos sobre quienes mayor información hemos localizado, encontramos que el primero en el tiempo es el presbítero de la Comunidad de la Iglesia de Moià Francisco Balles que ya ejercía como tal y era “Capitán de la Cofradía Mayor” en 1554. Durante los mismos años ejerce de sacerdote Pablo Batlles, que en 1559 aparece como uno de los pioneros en la creación de la Reverenda Comunidad de Sacerdotes de la Iglesia Parroquial de Moià. Jaime Balles, también sacerdote moyanés de finales de 1500, es rector de Calders (Barcelona) y el motivo más que probable del asentamiento de nuestro apellido en ese pueblo cercano a Moià, ya que su hermano Juan se marchó con él y posteriormente se casó con Cándida Serra allí en Calders.

En el siglo XVII, encontramos a otros religiosos, entre ellos uno llamado Francisco Balles, que fallece en 1698, y a Ramón Batlles Tort .

Durante los siglos XVI y XVII otros personajes no eclesiásticos aparecen en torno a la iglesia de Moià. En 1568 Andrés Balles pertenecía al Consejo de la Junta de la Iglesia. Otro civil vinculado con la iglesia es Francisco Batlles Pradell, que es el Administrador de la Cofradía de la Mare de Déu de Misericòrdia en 1691.

Sin que nosotros sepamos los motivos, los Batlles dejan esa unión con la Iglesia y nos saltamos cien años para situarnos en el siglo XIX, que es cuando volvemos a encontrar otra lista importante de antepasados con profesión religiosa. En este siglo encontramos a tres religiosos, prácticamente a la vez, que pertenecen a la Comunidad de Presbíteros de Moià: los hermanos José y Jaime Batlles Tartera pertenecientes a la rama genealógica que se asentó en Almería a mediados del siglo XIX y José Batlles Coll.

José Batlles Tartera fue vicario de Olot (Barcelona) en 1818 e ingresó en la Comunidad de Presbíteros de Moià en mayo del año 1825, en donde permanece hasta que fallece el 22 de agosto de 1850.

Jaime Batlles Tartera nace en Moià en 1771 y es del que más referencias hemos encontrado en el Archivo de la Comunidad de Presbíteros de Santa María de Moià, apuntes que van desde el año 1810, en el que lo hacen vicario , hasta mayo de 1858, en que fallece, pasando por el 17 de marzo de 1812 que solicita ingresar en la Comunidad y por 1827, en el que lo hacen “bolser” (administrador de limosnas y donaciones) de la Comunidad. Jaime es el último cura que ha habido en las familias Batlles, ya que no tenemos constancia que ninguno de nuestros antecesores más próximos y actuales tuviese esa profesión.

José Batlles Coll nace en Moià en 1765 e ingresa en la Comunidad de Presbíteros en el año 1817, y fallece el 27 de agosto de 1831. José era cuñado de la hermana del obispo de Astorga Félix Torres Amat y tío de la saga de hermanos Batlles Torres-Amat que abandonaron, en parte, el pueblo y emigran a Valencia. El Obispo fue un personaje influyente de la época y mantenía muy buena relación con su hermana Francisca, casada con Sebastián Batlles Coll (padres de mi tatarabuelo), y con todos sus sobrinos.

Todos estos detalles de la familia Batlles Torres-Amat los conocemos gracias a un epistolario procedente de la Biblioteca “Torres Amat” de Sallent (Barcelona) y actualmente en la Biblioteca de Cataluña (sala de reserva). Se trata de una especie de diario de la familia y cartas escritas por miembros de la familia Batlles Torres-Amat dirigidas al obispo y que hemos tenido la gran fortuna de conocer gracias al trabajo realizado por el moyanés Carles Riera i Fonts en su libro Els germans Batlles Torres-Amat, metges moianesos (Los hermanos Batlles-Torres-Amat, médicos moyaneses), el cual recomiendo su lectura (en catalán) por la cantidad de información interesantísima que aporta de nuestros antepasados.

La revista “Modilianum” de Moià de febrero de 1961 publica en su apartado III, Notícies breus (noticias breves), uno de los pasajes relatados en dicho diario, por el todavía no obispo Félix Torres Amat, acompañando a su tío el arzobispo de Palmira en un viaje a Vic:

“El día 1 de octubre de 1814 fuimos a Vic y antes de llegar a Moià encontramos
ya al cuñado Sebastián Batlles y otros que salieron a recibir hasta Calders a Su
Ilustrísima. En casa Batlles esperaban al principio de las escaleras las hermanas
Francisca Batlles y Rosa Perxer con todas sus hijas e hijos y nietos. Dormimos allí
y después continuamos el viaje hacia Vic.
Estuvimos en el palacio del Sr. Obispo de Vic hasta el día 19, cuando volvimos a
Moià y el Sr. Arzobispo dijo Misa en el oratorio particular de Can Batlles”.

De este relato podemos desprender que el estado religioso y social de la familia, también en el siglo XIX, era elevado y es de destacar como curiosidad el que Can Batlles tuviese un oratorio y que todavía hoy se conserva en la planta baja un arco de piedra que podría corresponder al altar de dicha capilla.

Conclusión:

A principios-mediados del siglo XIX en Moià se quedaron las hermanas Batlles Torres-Amat, por lo que esta rama perdió, en el pueblo, totalmente el apellido.

Otra rama de familia que también permanecía en ese momento en Moià era la de los Batlles Tartera ylos Batlles Castany junto con los Batlles Coma que por circunstancias diversas (varones religiosos o solteros, mujeres o por emigración)no consiguieron que perduraseel apellido hasta que a primeros del siglo XX desaparece definitivamente.

Manuel Batlles Coma falleció en Barcelona el 1 de abril de 1902 y, con previos permisos civiles y eclesiásticos, el cadáver fue trasladado a su ciudad natal y enterrado en el cementerio de Santa María de Moià dos días después. Manuel había emigrado a Barcelona a finales del siglo XIX, en donde falleció "soltero y hacendado", según indica el registro de defunción, y es el último de la saga Batlles enterrado en Moià. Tras quinientos años de existencia de familias Batlles esta rama es la que cierra definitivamente la larga lista de ellas, ya que con el comienzo del siglo XX se produce la total desaparición de nuestro apellido en la ciudad de Moià. Manuel no tuvo descendencia, sus hermanas, Josefa y María obviamente no lo transmitieron y de su hermano Sebastián no tenemos mas constancia que falleció el 24 de agosto de 1835. Así que el 1 de abril de 1902 podemos asegurar que nuestro apellido moyanés es enterrado en el cementerio de Moià junto al cuerpo de Manuel Batlles Coma.

Emigraciones

Hemeroteca

  • Disfrute de todo nuestro contenido gráfico
  • Fotos de nuestros antepasados...
  • ...y de personajes actuales
  • Lugares representativos del apellido

Probar

Historia

  • Averigüe como surgió y evolucionó el apellido
  • Entienda las emigraciones de nuestros antepasados
  • Y muchos más detalles

Leer más...

Árbol Genealógico

  • Navege por más de 2000 personajes
  • Encuentre a sus antepasados
  • Confirme que sus datos están correctos
  • Y acceda al contenido gráfico de los Batlles

Probar

Las huellas del apellido

  • icon ALICANTE
  • icon Almería
  • icon Angostrina
  • icon Barcelona
  • icon Calders
  • icon Moià
  • icon Riells
  • icon Valencia

 La  emigración  a  Alicante  de  la  rama  de  los  Batllés,  se  produce  desde Valencia porque Luís  Batllés  Gómez, valenciano de mediados del siglo XIX y farmacéutico de Elda, conoce y se casa en 1884 con Luisa Juan Marco, natural de Sax (Alicante). Deciden establecerse en esa población Alicantina y fruto de ese matrimonio nacen cuatro hijos, Pascual, José María, Luís y Amparo Batllés Juan (ver árbol genealógico).

En un principio se ubican por las localidades de Sax, Elda y Beneixama y los descendientes de Pascual y José María, Luís y Amparo no han tenido descendencia, son los que dejan definitivamente el apellido Batllés en la provincia de Alicante y posteriormente en la capital, junto con otros Batllés valencianos que se han instalado más recientemente en esta ciudad y que también son descendientes de valencianos de la misma rama genealógica.

Read More

La  rama  genealógica  almeriense  es  bastante  abundante  y  su  origen,  al  igual  que  la  valenciana,  también  proviene  de  Moià  (Barcelona)  aunque  separada  de  la  que  posteriormente  sería  valenciana  desde  aproximadamente  el  siglo  XVIII  pero  que  seguramente  inicialmente  seria  una  misma  familia  que  por  motivos  obvios  de  familia  se  disgregó  y  formaron  dos  grandes  ramas.

Los  datos  más  antiguos  que  corresponden  a  antecesores  de  los  Batlles/Batllés  almerienses  se  remontan  a  mediados  de  1700  y  que  corresponden  a  un  matrimonio  entre  Francisco  Batlles  y Victoria  Vidal,  su  única  descendencia  conocida  es  su  hijo  Jaume  y  que  a  consecuencia  del  apellido  de  su  madre, Vidal,  tienen  todos  los  descendientes  varones  de  Moià,  durante  2  siglos,  el  sobrenombre  (mote)  de  “El  Vidal”. 
  

Read More

El  origen  de  nuestro  apellido,  y  siempre  según  nuestras  investigaciones,  proviene  de  una  rama  del  apellido  Balles  que  es  originaria   de  un  pequeño  pueblo  que   forma  parte  de  la  comarca  de  la  Alta  Cerdaña  en  el  Pirineo,  llamado  Angostrina.

Angostrina  (en francés,  Angoustrine) se  encuentra  en  el  valle  del  mismo  nombre  que  se  halla  a  1.370  metros  de  altitud  y  da  nombre  al  río  que  por  allí  pasa.  El  nombre  proviene  del  latín  angustum   que  en  castellano  viene  a  significar  "espacio  estrecho,  angosto",  seguramente  debido  a  su  situación  geográfica  estrecha  y  de  paso  en  pleno  Pirineo  justo  en  medio  de  la  frontera  de  España  con  Francia  y  que  desde  el  año  1659,  debido  al   Tratado  de  los  Pirineos,  pertenece  a  Francia.

Read More

 Como quiera que el origen de nuestro apellido es de origen catalán, también es lógico que sea en esta zona geográfica en donde más abunde en la actualidad y principalmente en Barcelona y su provincia. Ya hemos comentado que el origen es de Angostrina (La Alta Cerdanya de los Pirineos) y que desde allí emigraron a Moià, pueblo de la provincia de Barcelona. Las diferentes ramificaciones ya las describimos en la sección de “emigraciones” y de ésta de Barcelona he de hacer referencia a que a mediados del siglo XIX es cuando comienzan a diseminarse y asentarse por los diferentes lugares mencionados (principalmente por Barcelona y provincia, Valencia y Almería).

Read More

La primera emigración, en el tiempo, desde Moià se produce en el siglo XVI, cuando alrededor de 1566 Jaime Batlles, sacerdote moyanés, se marcha de rector a la parroquia de Sant Vicenç de Calders, pueblo cercano a Moià. Su hermano Juan le acompaña y se afinca definitivamente cuando se casa allí en Calders con Cándida Serra. De este matrimonio nacen varios hijos: Francisco, Pedro, Juana y Maria, que son los que en definitiva dejan las raíces Batlles en Calders y que perduran hasta nuestros días.

Read More

De los cuatro siglos de presencia de varias generaciones de familias BATLLES en la villa de Moià podemos hacernos alguna idea de quienes fueron estas gentes, qué profesiones ejercieron, qué papel social desempeñaron en Moià en las diferentes épocas e incluso podríamos extraer estadísticas tales como natalidad por matrimonio, edad media de vida, nacimientos de varones y hembras, mortalidad infantil, etc. de las familias Batlles y que serían extrapolables al resto de la población de Moià en cada una de las épocas estudiadas. Pero en éste libro de Los Batlles en el tiempo me voy a ceñir únicamente a los aspectos familiares y anecdóticos de nuestros antecesores.

 

Read More

La segunda emigración, aunque con los datos que poseemos no puedo asegurar si se produce desde Moià o desde Calders, es a Riells (Barcelona). El primer dato que me aparece referente a Riells, corresponde al año 1689 en el que hace testamento Francisco Balles, en el cual dice que es natural de Moià y rector de la parroquia de Riells, aunque este documento no nos revela nada importante, ya que obviamente él no tiene descendencia y la familia que cita son su hermano José, casado con María Arzomera, y el hijo de estos, José, casado con María; no menciona de dónde son ni en dónde habitan, por lo que ignoro si esta familia ya estaba asentada en Riells.

Read More

La emigración de Batlles desde Moià a Valencia se comienza a gestar a finales del siglo XVIII cuando el padre de mi tatarabuelo, Sebastián Batlles Coll, se casa con Francisca Torres-Amat de Sallent (Barcelona) y tienen doce hijos, de los cuales sobreviven seis, y es uno de ellos, Ramón Batlles Torres-Amat, el causante del inicio de la emigración de todos los hermanos a Valencia.

El obispo Félix Torres-Amat, tío y protector de sus sobrinos Batlles Torres-Amat, fue el que conservó las cartas que le enviaba su familia y es gracias a este epistolario ya comentado que sabemos muchos detalles de la familia y el motivo de esta emigración de Moià y asentamiento definitivo en Valencia.

Read More